El Rincón del Navegante de Silvana de Prado

Marinos y marineros que navegáis entre los mundos

“Quien domina el mar, domina todas las cosas” (Temístocles)

Blas de Lezo y Olavarrieta , HÉROE DE CARTAGENA DE INDIAS

Escrito por rincondelnavegante 26-05-2018 en Mear hacia Inglaterra.. Comentarios (0)

«Blas de Lezo fue un héroe que evitó que América fuera posesión de los ingleses, que para los nacionales de la época eran piratas»

Rafael Grau, almirante de la Armada Colombiana


BLAS DE LEZO Y LA GUERRA DEL ASIENTO, comenzó su itinerario en Cartagena de Indias en 2016 y fue inaugurada por el Rey Felipe VI. Hasta el 15 de junio se puede visitar en el puerto de Vigo, que es el primer puerto español que tiene suerte y el honor de acogerla. ¡Quienes no podáis desplazaros hasta la ciudad olívica estad atentos que iré informando sobre los sucesivos puertos en los que recale!. Esta exposición pedagógica rinde homenaje al que siempre será uno de los grandes protagonistas de nuestra historia, uno de los más importantes estrategas de la Armada Española, cuyos méritos tardaron en ser reconocidos y a día de hoy estamos aún lejos de reconocer su figura y su legado como debiéramos. Con su huella inscrita en numerosas hazañas su  VICTORIA ÉPICA  en 1741 en Cartagena de Indias fue clave para la supervivencia del Imperio Español. Su  triunfo no solo salvó a Cartagena y a América sino también a las posesiones españolas en el Nuevo Mundo. Como destacó Ríos, « la victoria de Lezo supuso la prolongación del Imperio español durante más de un siglo y puso en valor la historia del superación de un discapacitado de capacidades increíbles ». Las heridas de guerra lo habían dejado con solo una pierna, el brazo derecho paralizado y sin un ojo (cojo, manco y tuerto)... Y aún así nunca fue derrotado: INVICTO.

Formada por tres bloques de paneles descriptivos compuestos por diferentes elementos, la muestra contiene 47 lienzos de Ferrer-Dalmau; maquetas (como la del navío Galicia), dioramas, esculturas, restos arqueológicos, armas, uniformes, estandartes, banderas... La lista de piezas, aparte de los lienzos, supera el centenar. En paralelo, se proyecta de forma continuada un documental sobre la Cartagena de Indias de la época.


¿QUIERES SABER MÁS SOBRE NUESTRO INSIGNE MARINO? No te pierdas...

Se piensa que uno de los lugares donde su cuerpo podría estar enterrado sería la Iglesia de Santo Domingo, la más antigua de la ciudad...Siguiendo las huellas de la historia, y de nuestra historia, Francisco López- Seivane se desplazó hasta Cartagena de Indias, lugar en el que alcanzó la GLORIA nuestro inolvidable almirante...BLAS DE LEZO, HÉROE DE CARTAGENA DE INDIASY ahora que comienza el reconocimiento...« Tenemos pendiente un nuevo objetivo, que estos hechos históricos se estudien y se aprendan en los textos educativos. Pero para lograr este reto es fundamental que el rigor histórico presida cada afirmación de su biografía »... BLAS DE LEZO, UNA REVISIÓN HISTÓRICA .


 ¡UNA EXPOSICIÓN QUE VALE ORO Y LA ENTRADA ES GRATUITA!. ¿Dónde disfrutarla? Horarios y un teléfono de contacto:

-> Tinglado del Puerto (Puerto de Vigo)

-> Horarios de visita:  De 17.00 a 22.00 horas de lunes a viernes, con la posibilidad de  VISITAS GUIADAS PARA LOS COLEGIOS  en horario de mañana. De 11.00 a 13.00 horas, los fines de semana.

-> Más info sobre las visitas guiadas:  886163676.



                                                  Silvana de Prado




El Cuervo, el Héroe y el Número Mágico...

Escrito por rincondelnavegante 15-05-2018 en Mear hacia Inglaterra.. Comentarios (0)


Corvus Frugilegus, por Silvana de Prado



La última noticia que se tiene de haber servido la Torre de Hércules como defensa se contrae al año 1589, durante el sitio de la Coruña por el general Drake. En la noche del 5 al 6 de Mayo, cuando la toma de la Pescadería por los enemigos, en la dispersión de sus defensores, «nueve soldados se refugiaron en la Torre de Hércules, que está en la parte Norte de la ciudad, a un cuarto de legua, sirvíendo unicamente entonces de morada a las aves: en ella se hicieron fuertes, hasta que viendo que se les iban concluyendo las pocas provisiones que llevaran, se fueron rindiendo y saliendo como pudieron, a fin de procurarse, el alimento. Uno de ellos resistió nueve días en este encierro, comiendo grajos». 

Relación histórica del sitio puesto por los ingleses a la ciudad de la Coruña el 4 de Mayo de 1589 (Conforme a un manuscrito de la época existente en el Archivo del Ayuntamiento). 


Distintos elementos trascendentales hacen que este relato ultrapase el hecho histórico para convertirse en una de nuestras mejores leyendas. Quizá una de las más sencillas, aunque encierra significados profundos. Grabada en papel en muy pocas ocasiones a lo largo de la historia, en la actualidad desconocida hasta para los propios coruñeses. Un relato heroico como este que yo, al menos, interpreto como mágico, merece volver en el tiempo hasta unos cuantos siglos atrás...Esta es una historia de resistencia en términos absolutos; del resistir hasta el final, hasta las últimas consecuencias. Unos hechos inspiradores que cobran fuerza hoy en día, tanto  en clave individual ante cualquier dificultad importante en la vida como en clave colectiva como pueblo que despierta de la oscuridad y del letargo. Hay que verse en el lugar de este Héroe anónimo, anónimo pero con mayúsculas. Que fueron muchos los héores y heroínas que escribieron las mejores líneas de nuestra historia; unos célebres, otros desconocidos...Hay que verse resistiendo los ataques de esa horda de miles de orcos de los infiernos de Drake desembarcando de pleno en las cuatro calles que conformaban Coruña por aquel entonces a finales del siglo XVI...[ Estampa del Bosco ]...Hay que internarse en las "profundidades" de aquella Torre de Hércules, que no era como es ahora y he de decir que hasta ahora no he conocido yo un lugar más angustiante en el que estar, en su interior...Y tener que permanecer, aún encima siendo hostigados por aquellas alimañas; sabiendo que estaban arrasando la ciudad y sembrando el caos y el terror mientras tanto...Había que verse ahí encerrado y ver la destrucción de Coruña a lo lejos en los pocos instantes que se podía asomar la cabeza y por donde se pudiera asomar...Debilitadas las fuerzas y el ánimo solo uno resiste contra todo pronóstico...Nueve días, nueve noches, nueve soldados...Solo uno resiste, solo uno se salva...¡Salvado por los cuervos!. Ahora comemos ciertos animales por cuestiones puramente materiales (apetencia o nutrición) y algo queda en ciertas reuniones. Pero hubo un tiempo en el que también nos reuníamos en torno a ciertos animales por su vinculación con lo sagrado. "El último soldado" comió cuervo y no debemos olvidar su significado y el calado que el cuervo tuvo en nuestra cultura celta peninsular y aun después...Todo apunta a que en efecto fue un animal sagrado asociado al dios Lug o Lugus: «Lugus aparece como una divinidad con diversas funciones que guarda semejanzas con divinidades romanas como Mercurio y Apolo, tiene cualidades relacionadas con la soberanía, con la guerra y con aspectos como la salud...Ha dado nombre a diversas poblaciones galas e hispanas así como a algunas etnias. No aparece, sin embargo, reflejado en la estatuaria, aunque podría estar detrás de algunas representaciones del Mercurio céltico en su aspecto tricéfalo o de Cernunnos, el dios galo que aparece frecuentemente representado en pose búdica y con cuernos de ciervo. Su animal característico es el cuervo y su símbolo es la lanza, por lo que algunas representaciones de divinidades indígenas con lanza interpretadas como Marte, podrían representar a Lugus» ("La religión céltica en la Península Ibérica", Juan Carlos Olivares Pedreño)


Acércate a la leyenda como nunca habías imaginado...

El  REYEZUELO, EL CUERVO Y EL DIOS CÉLTICO LUG  de  Marco Virgilio García Quintela

LA TORRE DE HÉRCULES: Impresiones acerca de este antiquísimo faro bajo su aspecto histórico y arqueológico, del historiador Francisco Tettamancy Gastón. Facsímil de la Librería Arenas.

MARÍA PITA: DEFENSA DE LA CORUÑA EN 1589 (Narración histórica). También editado por la Librería Arenas (Si no puedes pasar por Coruña siempre puedes adquirir estos clásicos por internet).


                                                                                              Silvana de Prado



Misterios del Titanic ¬Violette Constance Bessop

Escrito por rincondelnavegante 06-05-2018 en El Destino. Comentarios (0)


El escritor Manel Loureiro explica en el plató de Cuarto Milenio la apasionante vida de Violette Constance Jessop, la mujer que sobrevivió a tres catástrofes marítimas: el hundimiento del Olympic, el Titanic y el Britannic... ...¡A continuación el enlace directo a la entrevista!:

La increíble vida de Violette Constance Jessop


Silvana de Prado



Historia y Tesoros del Titanic

Escrito por rincondelnavegante 11-04-2018 en Náufragos y Naufragios. Comentarios (0)



La historia del Titanic, y la de sus dos barcos gemelos, el Olympic y el Britanic, comienza en una mansión londinense, propiedad de Lord James Pirri socio mayoritario de los astilleros más grandes del mundo, Harland and Wolf. En esta casa se reunió a cenar la noche del 10 de junio de 1907, con Bruce Ismay director gerente de la compañía naviera White Star Line. Esa noche, decidieron la construcción de los tres barcos más grandes del mundo. Esa noche también decidieron los nombres que llevaría cada barco. Al primero le llamarían Olympic, al segundo Titanic y el tercero Gigantic, nombre que después de la tragedia del Titanic cambiaron por Britannic. Curiosamente, la casa donde nació el Titanic es en la actualidad la Embajada de España en el Reino Unido. Aunque la compañía naviera White Star Line fue fundada en 1869 en Inglaterra , desde el año 1902 formaba parte de un holding norteamericano llamado International Mercantile Marine. Su director gerente, Bruce Ismay, viajaba en el  barco y muchos historiadores lo señalan como el auténtico culpable de la tragedia al ordenar al capitán Smith navegar a más velocidad de la recomendada en una zona de hielos. Bruce Ismay sobrevivió a la tragedia aunque, por ocupar el puesto de una mujer en un bote salvavidas, fue rechazado por la sociedad británica y murió en la soledad de su mansión irlandesa en 1937. 

Un año y medio después de aquella decisiva cena en la mansión de Lord James Pirri, se colocaba la primera pieza de la quilla del Titanic. Era la mañana del 31 de marzo de 1909. Aunque en los astilleros Harland and Wolf trabajaban 14.000 operarios, fueron cerca de 3.000 hombres los que, durante 27 meses, trabajaron intensamente para terminar la construcción del Titanic. Para su construcción se necesitaron 27.000 toneladas del mejor acero. El casco del Titanic estaba compuesto por chapas de acero, de 2,5 cms de grosor, que se unían con más de 3 millones de remaches. La construcción del Titanic le costó a la compañía naviera White Star Line la astronómica cifra de 10 millones de dólares de 1912 (actualmente casi mil  millones de euros). El dinero para financiar esta construcción llegó de los Estados Unidos, concretamente del financiero John Pierpont Morgan, más conocido ,incluso actualmente, por JP Morgan.

A las 12 del mediodía del 31 de mayo de 1911, el Titanic era botado a la mar. A este importante acto asistieron, junto al Alcalde de Belfast que presidió el acto, JP Morgan, Pirri, Ismay y todos los directivos, personal de la empresa constructora, de la compañía naviera y más de 100.000 personas, que se agolparon por las inmediaciones de los astilleros para presenciar el nacimiento del “buque de los sueños”. Fue un acto impresionante, como impresionante era todo lo relacionado con el Titanic. Por ejemplo, sus medidas. Desde la cubierta principal hasta la quilla, el Titanic medía 57 metros de alto. Desde la proa hasta la popa 270 metros de largo y 30 metros de ancho. En la cubierta del Titanic podrían haberse construido 3 campos de fútbol de primera división. Cada una de las tres anclas del Titanic pesaba 15 toneladas. El casco pesaba 45.000 toneladas de registro bruto. Porque llevaba sus compartimentos estancos se decía que el Titanic era prácticamente insumergible,  y la verdad fue que, gracias a estas puertas estancas, el Titanic tardó casi tres horas en hundirse. Los ingenieros calcularon que si no hubiese llevado estas puertas estancas, el barco se hubiese hundido en menos de 30 minutos, por lo que, gracias a la colocación de estas puertas y a su buen funcionamiento, se pudieron salvar muchas vidas humanas. Los tres motores unidos del buque generaban una potencia superior a los 50.000 caballos, lo que podían hacerle navegar  a una velocidad increíble, incluso para nuestro tiempo, de 25 nudos. Las máquinas del Titanic medían casi 20 metros de altura, igual a un edificio de cuatro  plantas. El mando del Titanic fue confiado al mejor capitán de la época, Eduard James Smith, conocido como Capitán Smith. Smith era, sin duda, el más veterano y mejor capitán de la White Star Line.  Llevaba 35 años en la compañía y jamás había sufrido ningún grave accidente. Le llamaban “el capitán de los millonarios” porque la compañía naviera siempre le daba a él el mando de sus mejores y más modernos barcos, donde viajaban los millonarios de aquella época. Este iba a ser el último viaje del capitán Smith, ya que se jubilaba a la llegada del Titanic a Nueva York.

Son las 12 en punto del mediodía, del 10 de abril de 1912  y el Titanic acaba de soltar amarras del muelle nº 44 de la White Star Line, en el puerto inglés de Southampton. 2.208 personas, entre pasajeros y tripulantes, viajan a bordo del buque más grande del mundo,  en su primer y último viaje. Varios remolcadores ayudan al navío a maniobrar para alejarse del muelle y poner rumbo a alta mar. Tras abandonar el puerto inglés de Southampton, el Titanic se dirigió al puerto francés de Cherburgo, donde tuvo que fondear en su bahía, al no caber un barco tan enorme en el interior del puerto y allí, utilizando barcazas, subieron pasajeros, sobre todo de segunda y primera clase. En este puerto francés embarcaron la famosa Molly Brown y el multimillonario y joven matrimonio español formado por Josefa Peñasco y Víctor Soto, así como dos de sus sirvientas y su mayordomo. William Murdoch, fue, sin lugar a dudas, uno de los personajes más importantes en la historia del Titanic, tanto por el cargo que ocupaba a bordo, como por su heroico comportamiento personal y profesional. Murdoch era el primer oficial del Titanic y fue la persona que se encontraba al mando del buque cuando este colisionó con el iceberg. Él tuvo que decidir, en décimas de segundo, qué maniobra tomar y él decidió, como primera orden después de chocar, cerrar inmediatamente las puertas estancas. El papel de este oficial también fue ejemplar durante las maniobras de evacuación de los pasajeros. Era el responsable de los botes salvavidas en la cubierta de estribor, y ordenó llenarlos completamente, aunque fuese con hombres. En la cubierta de babor, por el contrario, el oficial responsable no permitió que ningún hombre embarcase en los botes salvavidas, y estos se arriaron sólo con mujeres y niños, llevando en su interior solamente a la mitad de personas que podían haberse salvado. Algunos botes solo llevaban 14 o 15 personas, cuando su capacidad total era de 72. Debido a ello, más del 80% de los hombres que se salvaron en el Titanic le debieron su vida a Murdoch. Por último, conviene destacar de este excelente oficial que, cuando ya el barco estaba a punto de desaparecer bajo las heladas aguas, cuando el agua le cubría la mitad de su cuerpo, consiguió en un esfuerzo sobrehumano cortar con su navaja los cabos que impedían arriar el ultimo bote salvavidas, el desplegable A.  Gracias a este último esfuerzo del oficial Murdoch, 12 personas pudieron salvarse en ese bote,  aunque a él ya no le quedaron fuerzas para subirse al mismo, y murió congelado en la mar, agarrado al bote salvavidas que había conseguido salvar con el esfuerzo que le costó la vida. Sin duda, un objeto importante por haber sido utilizado y ser propiedad de uno de los hombres que, para salvar más vidas humanas, luchó enérgicamente hasta los últimos instantes de su ejemplar vida; como un hombre de honor y como marino.

Eran las 11 de la mañana del miércoles 10 de abril de 1912. En ese momento se quitaba la pasarela que unía al Titanic con el muelle nº 44 de la White Star Line. Por esa misma pasarela habían atravesado el portalón de embarque las personas más ricas e influyentes de aquella época junto a las más pobres, los inmigrantes, que abandonaban sus países con el fin de reiniciar sus vidas en “el nuevo mundo”. En primera clase embarcaron  324 personas, 277 en segunda y 708 en tercera. Además, el Titanic llevaba 898 tripulantes. En total viajaban 2.207 almas. Se le llamaba  “palacio flotante”. Contaba con grandes escalinatas, comedores, piscina, baños turcos, calderas, carboneras, sala de maquinas... etc. Cuando el Titanic abandonaba definitivamente las costas de Irlanda, en la tarde del 11 de abril de 1912, muchos de los que que iban a bordo no se dieron cuenta de que quizás aquella sería la última tierra firme que iban a ver...

Uno de los símbolos de la belleza, el lujo y el esplendor del Titanic era la gran escalinata de proa. Al entrar en ella, tras un paseo por la cubierta de primera clase, se notaba como la luz natural penetraba por la cúpula de hierro y cristal que la cubría y que se reflejaba en la pálida madera de roble real y en sus doradas y elaboradas balaustradas. En la pared del rellano superior se podía ver un gran panel también de roble real tallado, con un reloj, el cual estaba rodeado por dos figuras, que representaban el honor y la gloria. Colocadas sobre el reloj, simbolizaban cómo el honor y la gloria deben de estar siempre por encima del tiempo...Por esta gran escalinata los pasajeros de primera clase bajaban al salón comedor...


A bordo del Titanic viajaban 324 personas en primera clase, aunque el barco tuviese capacidad para casi el doble en esta categoría. Todos los camarotes de 1ª eran excepcionalmente grandes. Jamás un barco había llevado antes camarotes tan grandes, cómodos y lujosos, en los que destacaban los magníficos materiales empleados para su construcción, su abundante espacio, armarios empotrados, baños privados, bañeras completas así como agua caliente y fría. Era difícil, en aquella época, encontrar en alguna parte del mundo un hotel con tanto lujo y refinamiento como los camarotes de primera clase del Titanic. Una vez se produjo el choque y cuando todos se disponían a subir a los botes salvavidas en la cubierta B, el oficial solo permitió subir al bote a la señora Eleonor Widener, mientras que a su esposo, a su hijo de 19 años y a su mayordomo, no se les dejó subir. Este bote fue arriado con solo 28 personas, cuando estaba preparado para 72. Tres semanas más tarde, un barco que la compañía White Star Line envió a la zona del naufragio para recuperar los cuerpos que aparecían flotando encontró el cadáver de Edwin Keepin, mayordomo de la familia Widener. En un primer momento se pensó que era el cuerpo de George Widener, pero cuando revisaron sus datos se comprobó que era el mayordomo. En el cuerpo de Keepin se encontraron un extraordinario medallón de oro y brillantes, así como cientos de dólares en los bolsillos de su ropa. Para mover las enormes maquinas del Titanic, la energía que se utilizaba era el vapor. El vapor se producía quemando carbón en las 29 calderas situadas en la parte más baja del barco, cuyos abnegados trabajadores, llamados fogoneros,  caldereros o familiarmente “la brigada negra”, trabajaban a unas temperaturas superiores a los 40ºC. Ellos fueron, sin duda, las tropas de vanguardia de la batalla del Titanic contra el mar. Estos trabajadores, tal vez los más humildes de la tripulación y los que, sin duda, trabajaban en peores condiciones, manejaban constantemente el carbón, a mano y en carretillas, paleando continuamente el combustible al interior de los fogones de las 29 calderas del Titanic. En la Sala de Calderas nº1 fue donde sus carboneros estuvieron trabajando hasta el final, hasta que el agua inundó sus dependencias y se los llevó a todos al fondo del mar, en su lugar de trabajo. Muchos de los pasajeros que viajaron en los camarotes de tercera clase acabaron sus sueños y sus vidas en la madrugada del 15 de abril de 1912...

El Titanic avanzaba, majestuosa y tranquilamente, a una velocidad de 22 nudos y medio. El capitán había abandonado el puente a las 21:30 ordenando que se le informase de cualquier incidencia. En la atalaya del palo de proa, pasando mucho frío, se encantaban los vigías Fleet y Lee haciendo bromas entre ellos y apostándose una cerveza por quién diría antes “tierra a la vista” al divisar la costa americana. Estaba siendo una guardia muy tranquila. La mar estaba en calma, la noche no era muy oscura y nadie podía prever lo que les iba a suceder unos minutos más tarde...Eran aproximadamente las 23:40 cuando, de repente, el horizonte pareció oscurecerse y ante sus ojos apareció una montaña negra. De pronto la tenían enfrente sin haberla visto llegar... El vigía Fleet hizo sonar tres veces la campana, mientras su compañero descolgaba el teléfono que le unía al puente de mando y daba la voz de alarma. Pero cuando en el puente escucharon la campana del vigía y sonó el teléfono de la torreta, el primer oficial Murdoch ya se había dado cuenta de que la proa de su barco iba directamente a chocar contra el iceberg. Tuvo solo un segundo para decidir qué maniobra tomar. Lo decidió inmediatamente, ordenó dar marcha atrás y girar todo a estribor con el fin de que la proa se desplazase hacia babor para evitar la colisión. La verdad es que estuvo a punto de conseguirlo. Unos metros más y el Titanic no habría ni siquiera rozado el iceberg, pero no pudo ser. La masa de hielo golpeó el costado de estribor, saltaron los remaches que unían las planchas de acero y el Titanic comenzó a inundarse. Desde que el vigía Fleet hizo sonar la campana de alarma, pasaron 38 segundos, eternos segundos, hasta que se produjo la colisión. Se calcula que los vigías divisaron el iceberg a unos 400 metros de distancia. El tiempo había dictado sentencia. Los vigías no podían haber visto antes el iceberg  y cualquier capitán u oficial de guardia hubiese hecho la misma maniobra que realizó el oficial Murdoch. La noche de la tragedia del Titanic, en la zona donde navegaba, la temperatura de la mar era, aproximadamente, de entre 0 y 1 grados bajo cero. Como ya saben, el agua salada no se congela a 0 grados, sino a una temperatura más baja. No obstante, en un agua a 2º, una persona de complexión normal puede aguantar viva, como mucho, entre 20 y 25 minutos. Por eso, el 90 % de las muertes del Titanic se produjeron por congelación, y no por ahogamiento. Imagínense lo que sufrieron las personas que murieron congeladas al lado del Titanic...

En aquellos instantes, una desesperada señal de socorro inundó la gélida noche del Atlántico Norte...

A los pocos minutos de producirse el choque contra el iceberg el capitán Smith ordenó que enviaran, sin cesar, mensajes de socorro indicando la situación del barco y añadiendo que hacían agua y comenzaban a hundirse por proa. Inmediatamente comenzaron a utilizar su equipo trasmisor de morse, intentando comunicarse con todos los buques que se encontrasen cerca de la zona del naufragio. Uno de los primeros en responder fue el Carpathia. Fue entonces cuando, el radiotelegrafista jefe Jack Phillips utilizó la nueva señal de socorro, S.O.S. Cuando el agua casi inundaba su cabina, los radiotelegrafistas se colocaron los chalecos salvavidas y se lanzaron al mar, nadando hacia donde se encontraba el desplegable B, que había dado la vuelta en una falsa maniobra y estaba “con la quilla al aire”. Los dos se subieron al bote donde se encontraba el segundo oficial Lightoller y alrededor de otros 20 tripulantes. Dos horas después, el oficial Jack Phillips murió congelado y su cuerpo se dejó caer al mar. Eran las 2 y 10 de la madrugada del 15 de abril de 1912. El Titanic estaba ya a punto de hundirse definitivamente y en su cubierta principal, en el costado de estribor, muy cerca de la puerta de acceso a los salones, los músicos de la orquesta de primera clase permanecían tocando sus piezas preferidas, con el único fin de hacer menos dramática la muerte que les esperaba a todos los aún permanecían a bordo. Según las declaraciones de la mayoría de los supervivientes, inmediatamente después de la colisión con el iceberg, la orquesta se reunió en el salón de primera clase y comenzaron a tocar para distraer a los pasajeros. Cuando apenas quedaba gente en aquel salón, se dirigieron al vestíbulo de la cubierta de botes y finalmente salieron a la cubierta exterior. En un principio, y sobre planos originales, estaba previsto que el Titanic llevara un total de 64 botes salvavidas pero, finalmente, esta cantidad se redujo a 20 debido a que la cubierta de paseo de 1ª clase quedaba demasiado estrecha para poder pasear y tomar el sol en ella. Por este motivo se obligó a su diseñador a quitar  todos los botes de la segunda fila y así dejar más amplio el pasillo. El buque Carpathia de la compañía Cunard rival de la White Star Line, propietaria del Titanic, fue el que, variando su rumbo, puso sus máquinas a toda potencia y se dirigió al lugar del naufragio del Titanic. Rescató así a todos los supervivientes que quedaban a bordo de los 13 botes salvavidas que permanecían en la zona. Recogió a un total de 705 personas y navegando hacia Nueva York llegaron a las 6 de la tarde del día 18 de abril de 1912. Casi un mes después de la tragedia, el buque Oceanic encuentra a la deriva, a más de 300 kilómetros de la tragedia, el bote desplegable A...Si hay un personaje conocido dentro de la historia del Titanic esa es sin lugar a dudas Molly Brown. Procedente de Denver, Colorado, era una excéntrica pasajera de 1ª clase. Su papel durante las tareas de rescate, animando a las mujeres a remar e intentando que los botes más vacíos volvieran a rescatar a más pasajeros, le valió una justa valoración. Cuando llegó a Nueva York, encargó hacer unas medallas en honor a la tripulación del Carpathia, cada una con el nombre personalizado. La historia bautizó a esta mujer como la "insumergible Molly Brown", llegándose a realizar infinidad de musicales, películas y libros sobre su figura.

El Titanic fue una tragedia humana en la que fallecieron 1.503 personas, entre hombres mujeres y niños. Perdieron la vida familias enteras, sobre todo de tercera clase y niños de apenas unos días de vida. En recuerdo de aquella trágica madrugada del 15 de abril de 1912, me gustaría homenajear a todos aquellos niños, mujeres y hombres que, cuando los relojes marcaban las 2 y 20 minutos de la madrugada, cuando sólo quedaba a flote una pequeña parte de lo que fue el barco más grande del mundo, cuando desde la mar llegaban los gritos de angustia y dolor, estas valientes personas sabiendo que estaban viviendo los últimos minutos de su existencia quisieron finalizar sus vidas invocando la canción religiosa "Cerca de ti, Señor", según relataron supervivientes. Seguro que, después de esta lectura, todos estamos convencidos de que el Titanic continua vivo , no solamente en las películas, libros, exposiciones, medios de comunicación...etc. sino también en nuestra memoria, en la memoria de millones de personas que, cada día, encuentran en su vida, algún parecido con alguna de las 2.208 personas que iban a bordo. El cuerpo físico del Titanic fue encontrado soprendentemente el 1 de septiembre de 1985 y parece que se resiste a verse desintegrado...El Titanic continúa siendo un mito, porque siempre encontramos nuevas formas para comprender su historia, nuevas maneras de abordarla. Y porque, en algún lugar de nuestro corazón, somos conscientes de que nosotros no somos muy distintos a las personas que vivieron y murieron a bordo. A todos ellos, desde aquí, mi más sincero homenaje. El buque de los sueños, el mítico Titanic, continuará navegando por los ecos de la historia en un largo viaje sin fin... 

Información extraída de la Fundación Titanic entre otras y elaboración propia. A continuación una serie de objetos escogidos de la exposición "Titanic, the reconstruction" que ya ha estado en algunas ciudades de nuestro país y que actualmente se puede visitar en Coruña, en la Dársena. CARTEL PUBLICITARIO ORIGINAL, de los primeros con iluminación eléctrica, ¡tenía que ser una pasada de bonito y aún lo es ahora a pesar de los efectos del agua y del tiempo!. ENCAJES DE CAMARIÑAS, resulta que en el Titanic iban desde vinos hasta coches pero en la bodega iba solo una cosa española, los encajes de Camariñas. Era un encargo de largo recorrido cuyo destino sería Nueva York, son réplicas de los originales del momento hechas hoy en Camariñas para la exposición. RUEDA DE TIMÓN ORIGINAL DE LA WHITE STAR LINE, DEL OLYMPIC, uno de los gemelos del Titanic. EL NÚMERO 13 es parte de la cadena del ANCLA DEL TITANIC, inamovible para un solo brazo humano. EL MEGÁFONO DEL CAPITÁN SMITH (que este iba a ser su último viaje antes de retirarse...) y El BLUSÓN y ANILLO de la pasajera más joven, que había nacido semanas antes del viaje (donado por ella a la Fundación Titanic). Ella tuvo la suerte de estar entre aquellos afortunados, los supervivientes...Falleció recientemente y vivió un montón de años para contarlo...


















































Y por último, para acabar con esta pequeña muestra que espero que os haya gustado, el libro de registros de cargas y descargas de la naviera. En la parte superior se pueden contemplar los datos del Titanic originalmente en inglés: Carga "10 de Abril en South´ton", descarga "15 de Abril EN EL MAR"... AT SEA...   

                                                           


¿Te ha resultado interesante este artículo?...

"MISTERIOS DEL TITANIC" Próximamente...

Silvana de Prado




Fernão de Magalhães y Juan Sebastián Elcano...¡Primera vuelta al mundo!

Escrito por rincondelnavegante 04-04-2018 en Nuestras Gestas Heroicas. Comentarios (0)

Fernão de Magalhães fue un militar, explorador, marino y navegante portugués de linaje noble. Fue nombrado por la Monarquía Hispánica adelantado y capitán general de la Armada para el descubrimiento de la especiería y comendador de la Orden de Santiago. Al servicio de Carlos I, inició en 1519 la expedición en la que descubrió el canal natural navegable que hoy recibe el nombre de Estrecho de Magallanes, realizando la primera navegación, desde el Océano Atlántico hasta el Océano Pacífico, llamado hasta entonces Mar del Sur. Esta expedición, en la que Magallanes murió sin conseguir ver las Islas Molucas, el archipiélago de las preciadas especias, se convirtió en la primera cirnunnavegación de la Tierra. Tras su muerte, Juan Sebastián Elcano quedó como jefe de esta odisea, reducida a solo a dos embarcaciones y muchos menos hombres de los que partieron. Finalmente consiguen llegar a las Molucas, y también abastecerse. La nao Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elcano, regresó a España en 1522. El Océano Atlántico, el Océano Pacífico y el Océano Índico:¡La primera vuelta al globo terráqueo!La primera vuelta al mundo...¡Epopeya ibérica y europea!...¡Y el V Centenario a la vista!...Habrá un montón de cosas interesantes al respecto desde el 2019 hasta el 2022...

                                 

". . . Los marineros se encuentran con animales que no habían visto en su vida, pingüinos y focas...La mar embravecida, los vientos helados, el hambre persistente...Los hombres desfallecen lentamente y por si faltase algo, el temor de salirse de la circunferencia de la Tierra para caerse por la insalvable nada. Para muchos, la Tierra seguía siendo un disco. ¿Serían los delfines con sus formas peculiares mensajeros de esa nada a la que se dirigían?. La expedición de Magallanes fue la primera en navegar por esas aguas, jamás lo había hecho ningún barco. La mitología sobre los monstruos marinos estaba muy presente en aquella época, sobre todo entre los marineros, y este temor se veía acrecentando por las condiciones a bordo que cada vez eran peores. . ."


                                

                                                               Mapa de la Expedición de Fernão de Magalhães


                               

                                    Ruta de la Expedición Magallanes- Elcano

                         

                                

              Estrecho de Magallanes en Freti Magel lanici ac novi Fretion (circa 1670)


                                

                                       Tábula Magellanica Qua Tierra del Fuego, J. Ogilby (1671)



                                                                         *