Rincón del Navegante

Historia de España

El Pecio del Alma

Escrito por rincondelnavegante 15-09-2017 en Huérfanos de la Tormenta. Comentarios (0)

 «Yace tu padre a diez metros; se ha hecho coral de sus huesos...Lo que eran ojos son perlas; nada de él se ha dispersado...sino que el mar lo ha cambiado en algo rico y extraño…» Shakespeare (canción de Ariel, “La tempestad” I. II)Sin duda merecen honras fúnebres aquellos casi 400 hombres del batallón de la Albuera, que tanto valor habían demostrado luchando contra Napoleón y fueron enviados para defender Montevideo de un cerco en la guerra de emancipación. Siguen allí desde 1812, en las profundidades del océano, en su tumba, como batallón espectral sin que nadie se haya preocupado de traerlos de vuelta a casa... Tal vez habrían impedido la caída de la capital, atrasado el proceso de la independencia del virreinato (iniciado en Buenos Aires en 1810), o tal vez no... (Leer más)




Paredes soñadas...Urbano Lugrís, el pintor del Atlántico

Escrito por rincondelnavegante 10-09-2017 en Nuestras Gestas Heroicas. Comentarios (0)


Urbano Lugrís

Escrito por rincondelnavegante 23-06-2017 en El Mar en el Arte. Comentarios (0)

Urbano Lugrís (1908-1973), el pintor del Atlántico. Uno de nuestros últimos grandes pintores, vale la pena moverse. No te pierdas la exposición que reúne el grueso de su obra mural. "Urbano Lugrís, paredes soñadas", en la Fundación Abanca (La Coruña). Solo hasta el 2 de septiembre. Para abrir el apetito y para quienes no puedan verla van estos segundos de vídeo... 



*La Puerta de San Miguel*

Escrito por rincondelnavegante 15-05-2017 en Embarques Históricos. Comentarios (0)


"Entre otros sucesos dignos de mención, las murallas, por sus puertas o salidas al mar, reconstruidas en 1595 y 1676, y que hoy son conocidas con los nombres antes indicados de San Miguel, del Clavo y del Parrote, dieron paso, la primera, en 1366, a don Pedro I de Castilla, que refugiado en La Coruña, embarcó con sus hijas para pedir auxilio en Bayona a Eduardo, Príncipe de Gales, llamado el Príncipe Negro. Por esta misma salida huyó tres años más tarde, en 1369, Fernando I de Portugal, después de haber hecho la conquista de la plaza. Y Carlos I descenció por esos mismos peldaños hechos a mano para embarcarse rumbo a Flandes y ser coronado en Alemania como Emperador"...

                                                                                                                                                          Francisco Álvarez Ossorio


Las excavaciones llevadas a cabo en 2014 en la muralla medieval que rodea al Hospital Militar, en As Ánimas, (imagen central) dejaron al descubierto una pieza de gran valor histórico que durante muchos años había permanecido oculta bajo tierra: parte de la escalinata de la Puerta de San Miguel. Después de su hallazgo, el PP, que era quien ostentaba el poder, se puso en contacto con la dirección xeral de Patrimonio para cerrar un proyecto de recuperación para la construcción, aunque no se llegó a concretar ninguna acción después del cambio de mandato en María Pita...(han pasado tres años ya desde el hallazgo tras el que entró "la marea")  y este es el estado actual, de total abandono. Maleza y restos de basura es lo que te puedes encontrar...o jeringuillas, a saber...Menos mal que sigue siendo un Bien de Interés Cultural, menos mal que es parte de Nuestra Historia...Al pasar por ahí te entran ganas de coger una hoz y un...¡pico y una pala!.




844 d.C.: Primera incursión vikinga en nuestras costas

Escrito por rincondelnavegante 30-04-2017 en Nuestras Gestas Heroicas. Comentarios (0)


Cuentan las crónicas que el 1 de agosto del año 844 d.C.se avistaron por primera vez las temibles naves vikingas asomando por el litoral Cantábrico... 

Estos normandos fueron bordeando la costa, como ellos solían hacer, pues no solían aventurarse en el desconocido océano. Es muy probable que formaran parte de la escuadra que venía de saquear algunas poblaciones francesas. Fueron rechazados en Gijón. Ante la disposición para la lucha de las tropas asturianas y las escasas posibilidades de victoria los piratas levantaron el campo en busca de objetivos más asequibles hacia el oeste saqueando Ribadeo y de allí se dirigieron a Faro Brigantio, como se conocía a La Coruña entre los cristianos de la época.Llegaron a Galicia, eso sí, con fuertes pérdidas. Al avistar el faro de la Torre de Hércules ¿pensarían que probablemente habría una importante población acompañando a aquel impresionante monumento y se decidieron a desembarcar?... (Tan solo 14 años después reaparecieron en Faro Brigantio otra vez con la clara intención de avanzar rumbo a Compostela)...

¿Qué encontraron al arribar a la costa coruñesa? 

Pequeñas aldeas como la pequeña población de Clunia, que arrasaron a su paso. Desde ese punto los vikingos saquearon una amplia zona de alrededor, las Comarcas de Bergantiños y de las Mariñas. Incendiaron, entre otras, la Iglesia de Santa Eulalia de Curtis, matando o haciendo cautivos a todos los monjes que allí se hallaban. Las gentes de las Mariñas, los del Mandeo, huyeron a Lugo en busca de apoyo y refugio pues la invasión también les había pillado por sorpresa. 

Contraataque cristiano en dos fases

La primera, a cargo de los nobles y hombres libres gallegos, que consistió en contener y hostigar a los normandos para dar tiempo al rey Ramiro I a llegar a Galicia con refuerzo. Cuando los normandos se adentraron en Lugo, se toparon entonces con un ejército formado por las huestes de Ramiro I de Asturias y señores locales plantándoles cara. Empujaron a los vikingos hasta la ribera del Miño y les obligaron a librar combate en un lugar llamado hoy Camporramiro, en Chantada. La "Cronica General de Españade Rodrigo de Toledo y Lucas deTuy afirma:


"Y así ocurrió allí que el rey don Ramiro los venció y desbarató, y luego mandó poner fuego a la flota y les quemó LXX naves".


Último combate en la bahía coruñesa y lo que sucedió después

Tuvieron que retirarse a la bahía de La Coruña al abrigo de su armada. Las fuerzas gallegas y las reales unidas se dirigieron a este último lugar entablándose combate. La lucha fue larga e indecisadurante bastante tiempo cediendo al fin los normandos dejando a  las tropas cristianas dueñas del campo. La salvación para los piratas estaba en sus naves hacia las que se retiraron acosados, aunque no pudieron salvarlas todas. Perdieron varias decenas de embarcaciones incendiadas por las tropas victoriosas y aún debieron dejar sobre la playa gran parte del botín capturado en la comarca y en las otras zonas saqueadas que fue repartido entre el ejército victorioso. 

(Aunque las distintas fuentes cifran el número de naves perdidas en La Coruña entre cincuenta y setenta, hemos de tomar con precaución el dato, por lo sondeado ya en la bahía coruñesa y ya que dichas fuerzas todavía son capaces de atacar Lisboa y sus alrededores durante trece días (aunque finalmente sin éxito por la estructura defensiva de la ciudad del Tajo), tomar Sevilla, saquear Cádiz, Sidonia y Sanlúcar hasta ser derrotados en el Guadalquivir).



Ramiro I, rey de Asturias. Isidoro Lozano, 1852. Óleo sobre lienzo (Museo Nacional del Prado)



Otra bibliografía de interés:

REINHART, P.A. DOZY, 1987. Los vikingos en España. Polifermo, Madrid.

MORALES ROMERO, E., 2006. Historia de los vikingos en España. Miraguano, Madrid.

BELLO DIÉGUEZ, J., 1984 "La Coruña romana y alto medieval". Vía Láctea, La Coruña.

HIBBERT C., 1990. Corunna (La Coruña). Diputación Provincial de La Coruña, La Coruña.

LÓPEZ GÓMEZ, F. S., 1980. Arqueoloxía submariña: os materiais procedentes da bahía coruñesa, pp.139 - 165.Brigantium, 1, La Coruña.

LÓPEZ GÓMEZ, F.,S., 1983.A problemática da arqueoloxía subacuática en Galicia. Osxacementos e os materiais. II Seminario de Arqueología del Noroeste . Ministerio de Cultura, Madrid.

MARTÍN BUENO, M. Y OTROS, 1985. La arqueología subacuática en las costas del Norte y Noroeste Peninsular: Estado de la cuestión. IV Congreso Internacional de Arqueología Submarinna, Cartagena, 1982. Ministerio de Cultura Madrid.

SAN CLAUDIO SANTA CRUZ, M., 1997.Tesouros asolagados. Historia dos naufraxiosno mar de Galicia. Ediciones Lea, Santiago de Compostela.