El Rincón del Navegante de Silvana de Prado

Mitología

~El Holandés Errante~

Escrito por rincondelnavegante 31-08-2019 en El Agua como Símbolo. Comentarios (0)


El Holandés Errante, Frederick Ritschel


« Cuenta la leyenda que en 1680 el galeón capitaneado por Hendrick Van der Decken durante el viaje de Ámsterdam a Batavia (en las indias orientales neerlandesas, Indonesia) se encontró una fuerte tormenta al intentar atravesar el Cabo de Buena Esperanza. La tripulación se negaba a afrontarla, pidiéndole virar e intentar llegar a puerto mientras una luz misteriosa le idicaba también que no debía hacerlo. Van der Decken, a pesar de ello,  desafió a la tormenta y como resultado la nave se hundió y con ella toda su tripulación. Como castigo divino a su arrogancia, Van der Decken y su barco fueron condenados a navegar en torno al Cabo de las Tormentas para toda la eternidad  ». Esta leyenda pasó a la historia como neerlandesa aunque navíos portugueses y españoles ya habían atravesado antes este cabo infernal y no todos ellos llegaron a buen puerto. En la mitología chilena, por ejemplo, este Barco Fantasma, El Caleúche, es una idea, símbolo o arquetipo cultural muy rico, arraigado y vivo en su tradición. Tal como sucede en Galicia con la Santa Compaña. Y es que El Holandés Errante, El Caleúche...nunca dejará de ser la Estadea del Mar, de vagar por los océanos, pues es por los océanos donde son vistos...El velero es siempre oteado en la distancia, a veces resplandeciendo con una luz fantasmal, blanco espectral aunque también se habla de destellos rojizos o velas rojas. Si otro barco lo saluda, su tripulación enfermará y/o morirá, tratará de hacer llegar sus mensajes a tierra (de difuntos) y en ocasiones los que avistaron relatan salvarse de naufragio y poder llegar a puerto. La ciencia habla de que esta espectral percepción en la lejanía, de la que hay registros desde hace siglos por todo el mundo, se podría producir por espejismo (tal como sucede en tierra en los oasis) y en condiciones meteorológicas concretas. En el tiempo al que se remonta la leyenda había pestes y enfermedades terribles a bordo y no sería la primera vez que una tripulación sucumbiera ante tal virulencia unida muchas veces a la escasez de alimento y pésimas condiciones de salubridad.


¡AVISTAMIENTOS!

Muchos dicen haber visto el barco fantasma...

1690  El primer avistamiento registrado del holandés errante tuvo lugar en Ciudad del Cabo en 1690. El 29 de enero de 1690, se observó un enorme galeón con velas rojas que se dirigía al puerto a primera hora de la mañana. Envuelto en niebla y con una luz ciertamente espeluznante, muchos de los que estaban en la orilla presenciaron su aproximación. El mar estaba en calma, pero el gran barco pronto quedó envuelto en una capa de niebla. Pasadas unas horas, los que esperaban en la costa se sorprendieron cuando la niebla desapareció y el barco ya no estaba. El incidente quedó registrado en la historia de Ciudad del Cabo como un mal augurio.

1835 Cuando el capitán y la tripulación de unbarco inglés aseguraron haber visto un barco fantasma que se les acercaba cada vez más, tanto que temieron que se produjera una colisión entre ambos. Para sorpresa, cuando la colisión era inminente y ya era irremediable la tragedia, el barco fantasma desapareció de repente.

1881 Uno de los encuentros más famosos fue el del 11 de julio de 1881 por el Príncipe Jorge de Gales (futuro Rey Jorge V) y su hermano el Príncipe Alberto Víctor de Gales que viajaban en el H.M.S. Bacchante. En ese momento, navegaban frente a la costa de Australia. Los registros del Príncipe Jorge decían que el holandés errante se cruzó en su camino. Una extraña luz roja resplandeciente apareció de la nada, procedía de un gran barco a casi 130 metros de distancia. Pero cuando se acercaron, no había ningún signo de ningún barco. El avistamiento también fue registrado por la tripulación de las otras embarcaciones que navegaban junto el barco del Príncipe Jorge. Tristemente, el avistamiento del Holandés Errante fue en verdad un mal presagio. El desafortunado vigía que fue el primero en ver la aparición fantasmal, murió ese mismo día.

1909 El SS Waratah navegaba en 1909 y desapareció sin dejar ni rastro.

1911 La tripulación de un barco ballenero americano tuvo que cambiar de rumbo cuando un galeón de vela roja casi choca contra ellos.

1923 Cuatro tripulantes de un buque de la Marina Real británica vieron el holandés errante; o en 1959, la tripulación de un carguero que navegaba frente a la costa de Sudáfrica casi impactó contra un gran barco, que más tarde fue identificado como el Holandés Errante.

1939 En 1939, el barco fantasma fue visto en las costas de África del sur por docenas de bañistas que proporcionaron descripciones detalladas de la nave, aunque la mayoría no habían visto un buque mercante del siglo XVII en su vida.

1942 En las costas de la Ciudad del Cabo, cuando cuatro testigos aseguran haber visto como se izaban las velas y seguidamente desaparecer en el aire.

Estos son solamente algunos de los avistamientos del holandés errante a lo largo de la historia, pero nunca han cesado. Tampoco las misteriosas desapariciones de barcos ni la aparición años después de otros pero sin tripulación y difícilmente registrables. Barcos de dimensiones importantes e incluso en fechas recientes ya del siglo XXI. Nadie ha conseguido registrar el fenómeno ni con cámaras desde que surgió la fotografía ni a día de hoy en vídeo.


¡EL BARCO FANTASMA EN EL ARTE! 

No podríamos hablar del Movimiento Romántico sin la imagen, símbolo y toda la imaginería alrededor del Barco Fantasma ni del fantasmagórico Barco de Ánimas sin el Romanticismo pues es en su seno en el que cristaliza esta tradición que permanecía en estado latente desde el siglo XVII...dándole vida. La leyenda más conocida sobre El Holandés Errante fue publicada en 1821 en una revista británica dando pie, en 1832, a un relato escrito por August Jal, de origen escandinavo. En 1839 Frederik Marryat escribía El Barco Fantasma y Wagner la inmortalizaría definitivamente en su ópera Der Fliegende Holländer (El Holandés Errante o el Buque Fantasma) (1843). Que primero dijo que se había inspirado en un tempestuoso viaje por mar que él mismo había vivido y más adelante que se había inspirado en la leyenda que había llegado hasta él a través de un relato de último poeta y ensayista romántico alemán Heinrich Heine...Antiguos grabados y pintores del XIX quisieron transportarlo con todo su misterio e intensidad a su lienzo destacando la obra del romántico Albert Pinkhanm Ryder, en 1896 y la del impresionista Frederick Ritschel (1864 - 1946). Y a día de hoy sigue siendo uno de los motivos más recreados por los nuevos artistas gráficos. El Séptimo Arte tampoco se quiso quedar atrás, hay una que se rodó en 1995 que ttiene muy buena pinta...¡La veré!.


El Barco Fantasma


¿Te ha resultado interesante? ¡Espero que sí!


Silvana de Prado




~ Mujeres Vikingo y la Serpiente de Mar ~

Escrito por rincondelnavegante 19-05-2019 en El Mar en el Arte. Comentarios (0)


Viking Women and the Sea Serpent



Si aún no la habéis visto espero que la podáis conseguir o que algún día caiga en vuestras manos, ¡a mí me resultó bastante divertida!.


Silvana de Prado



La Leyenda de Ícaro

Escrito por rincondelnavegante 02-10-2018 en Náufragos y Naufragios. Comentarios (0)

Lamento por Ícaro

Lamento por Ícaro (Herbert Draper, 1898)


El Mito de la Caída de Ícaro

En la mitología griega, Ícaro era  hijo del arquitecto Dédalo, constructor del laberinto de Creta. Ambos fueron encerrados  en una torre de Creta por el rey de la isla, Minos. Dédalo ideó un plan para escapar y se puso a trabajar para fabricar alas para él y su joven hijo Ícaro. Cuando estuvieron listas  y se dispusieron a escapar. Cuando ambos estuvieron preparados para volar, Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar. Aquí , nuevamente un principio de mensura, “el justo medio” , del cual fue tan partidario Aristóteles en su Ética a Nicómaco. Estaban próximos a Lebintos, y, entonces el intempestivo Ícaro, ascendió más de lo debido. El  sol derritió la cera de las alas de Ícaro  y éste cayó al mar.

Algunas líneas de análisis sobre el Mito de Ícaro

La interpretación de este mito tiene  conexiones con el concepto freudiano de “sublimación”, si lo vinculamos con la creación de Dédalo, y el cambio del  objeto pulsional, del deseo ( “la libertad”)  por otro objeto ( “las alas de cera”). Esta “pulsión sublimada” se manifiestaría en el vuelo y la huída del laberinto.

La primera parte del Mito de Ícaro de André Comte Sponville, desvela la ilusión de un concepto del yo que proviene principalmente del idealismo platónico. El Banquete de Platón presenta un recorrido dialéctico hacia el amor inteligible. Sin embargo, Ícaro crea sus propias alas, conocer es descubrir, y  elevarse es crear algo nuevo que no preexistía.  Por lo tanto  no es el cielo el que hace posible el vuelo, sino que es el vuelo (la sublimación del deseo) el que crea el cielo como horizonte de deseo. El laberinto de Cnosos de la leyenda no  tenía techo, el adentro tenía su contraparte en un afuera proyectado al cielo, que podríamos vincular con el mundo eidético platónico, con la belleza de las Ideas y con la libertad como principio de la creación artística.

Lo único que Ícaro puede hacer es fabricarse unas alas para sublimar su deseo de escapar en un gozoso vuelo que, a su vez, es el vuelo creador de un cielo que se convierte en el nuevo y amplísimo horizonte de su deseo. Pero ese cielo abierto e ideal es efecto, nunca causa. Ícaro disfruta del vuelo hasta que, inexorablemente, cae. Ahora bien, la inevitable caída no invalida el vuelo así como la muerte no invalida la vida. Creo que este es el legado vigente de este mito.


La Caída de Ícaro

La Caída de Ícaro ( J. Peter Gowy 1615-1661)


Por Aquileana

(*La Audacia de Aquiles* )


¿Te ha gustado? ( Por cierto... ¿Sabías que tenemos la suerte de poder contemplar ¡en vivo y en directo! La Caída de Ícaro de J. Peter Gowy en el Museo del Prado?). ¡Avance! Próximamente... ¡El Galeón Andalucía desde dentro!...¡Aquí, en mi Rincón del Navegante!  


Silvana de Prado


Caminando por la arena .: Playa de Miño

Escrito por rincondelnavegante 20-08-2018 en El Mar en el Arte. Comentarios (0)


serea 

"Ahí estaba la sirena. En unas horas se esfumaría en el mar...

Ahí estaba la sirena".


Silvana de Prado